miércoles, 11 de septiembre de 2013

Content Curation: limpia, fija y da esplendor.

... Que esto de Internet es una maravilla, sin duda. Que ahora ya a casi nadie le cabe la disculpa del "no me he enterado" o "no sé dónde buscarlo", también. Que si de informaciòn hablamos, pràcticamente y sea cual sea la fuente original y el contenido, el vehículo más extendido de acceso es la Red, ¡quién lo discute!. Quizá estamos ante uno de los hitos más importantes del desarrollo de la humanidad por la velocidad de su implantación (hace solo 20 años apenas sabríamos, tú yo, de qué estoy hablando) y por la generalización de su influencia. Y los escépticos, que imaginen por un momento que todo este tinglado digital sobre el que nos sustentamos pasara a off...

Ocurre, sin embargo, que la cantidad no lleva necesariamente pareja la calidad de la información ni de las acciones que pueden ejecutarse utilizando internet como vehículo. La difusión de virus o de pornografía infantil es ejemplo de esto último y el ingente volumen de datos falsos o erróneos que pululan on line, de lo primero. 



http://www.intel.es/content/www/es/es/communications/internet-minute-infographic.html
Me fijaré en internet como continente de información (no como instrumento de actuación) para hablar del tema que pretendo.

"La "cosa" se llama Content Curation y su actor, lógicamente, Content Curator. 

La traducción no seduce en absoluto: Curación/curador de contenido. Para quien no lo conozca, siendo como es de lo "último" en el mundo de internet, cabe decir que el concepto se atribuye a Rohit Bhargava, Profesor de la Univ. de Georgetown, expuesto en su Manifesto For The Content Curator: The Next Big Social Media Job Of The Future ? en el año 2009 y lo define como buscar, agrupar, organizar y compartir el mejor y más relevante contenido de la red sobre un tema específico.  

En nuestro país Dolors Reig los define como profesionales, internos o externos, (...) que buscan, agrupan y comparten de forma continua (la web es siempre presente) lo más relevante en su ámbito de especialización. Ello supone que el Curador de Contenidos ha de poseer las necesarias competencias digitales y, a la vez, un alto grado de especialización en el campo en el que intervenga.

 www.flickr.com/photos/verbeeldingskr8/3638834128/
Para entendernos, lo que yo mismo intento hacer aquí (con perdón) es Curación de contenidos. Busco información, selecciono, evalúo, combino y difundo. Eso sí, procurando incorporar un valor añadido por la vía de la reflexión o aportación personal. Es de lo que se trata.

La curación de contenidos tiene un proceso y cuenta ya con algunas herramientas. La metodología puede resumirse en tres pasos, eso sí, con abundantes matices.

1/ Buscar contenido. Es la tarea inicial. De ahí que sea imprescindible dominar los instrumentos que Internet nos ofrece para tal búsqueda, más allá del socorrido Google, disponer de una importante curiosidad y conocer lo más profundamente posible el tema sobre el que estamos indagando. Es la única manera de no perdernos en este laberinto digital. En buena hora, por cierto, se llamó "navegar" a la acción de rastrear por la red, porque navegar implica tener un rumbo que conviene seguir, aprovechar los vientos favorables (esas páginas que nos "empujan" casi sin querer por el camino correcto) y recordar siempre la posibilidad de naufragio, que un fin de semana en tu casa no tiene mayor importancia, pero el lunes en tu trabajo, sí, y más si cobras por horas. No se trata por tanto de un crucero de placer sino más bien de saber echar la red en la red, en el lugar y el momento adecuados.

La búsqueda debe atenerse a las condiciones de un destinatario y, en consecuencia, realizarse con un criterio. Imaginemos que este blog se dedicara al mundo de la moda juvenil. Yo debería conocer muy  bien la personalidad de mi target, saber qué espera, cuál es su poder adquisitivo, qué valor tiene la moda para él, etc. Y tendría, por tanto, que aplicar un criterio concreto a mi trabajo de investigación sujeto, por ejemplo, a la búsqueda de novedades, a ciertas marcas específicas, a un rango de precios.... 

Además, la curación de contenidos, de forma simultánea o posterior a la búsqueda, debe filtrar lo encontrado para quedarse sólo con lo relevante, en función del target y el tema. Así mismo ha de organizar los resultados para hacerlos prácticos y manejables. Y puede también combinar los datos hasta alumbrar, por ejemplo, esa maravilla que se llama Wikipedia.
http://www.flickr.com/photos/fidelman/

Así pues, la búsqueda no pretende la simple acumulación de datos sino que conlleva una constante labor paralela de filtrado, organización y combinación de los mismos. Ahí radica su valor inicial.

2º/ Añadir valor. El Curador de contenidos (cuanto más debo escribirlo más me disgusta el apelativo) no se entiende como una especie de "ratón de biblioteca", aunque ésta sea virtual. Es de hecho un especialista en lo suyo capaz de realizar esta peculiar labor de investigación. Se le pide pues algo más y esto no es sino su análisis o reflexión sobre lo encontrado. Ha de añadir comentarios y valoraciones propias. No debería sólo escudarse en lo que otros han dicho. Debe aportar su visión particular del asunto, quizá como resultado de hallazgos novedosos o de establecer diferentes relaciones entre los datos o, sencillamente, organizando los mismos de una forma distinta. Las infografías son un gran ejemplo de lo que comento porque tienen el valor añadido de la síntesis y, en muchos casos, también el de un diseño de alta calidad. Hablando de Curación de contenidos, esta infografía publicada en Ready4social es magnífica.

3º/ Identificar las fuentes. El post anterior lo dedicábamos al plagio o, si se prefiere, a los parecidos sospechosos que de vez en cuando aparecen en el mundo de la publicidad. Aquí puede darse la tentación equivalente. La combinación Ctrl+C y Ctrl+V ha hecho mucho daño no sólo a nuestros estudiantes sino a cualquiera que se conforme con saber aprovecharse del trabajo ajeno. El copy-paste, pareja de hecho donde las haya, es un riesgo que en la curación de contenidos, aunque forme parte de su "caja de herramientas", debe siempre aclararse con la mención de las fuentes sin que eso suponga renunciar ni dejar de resaltar las aportaciones propias. De hecho un buen profesional debe intentar establecer contacto directo con dichas fuentes (expertos, blogeros, etc.) para facilitar el posterior acceso, incluso en forma de primicia, a las posibles novedades. 

El tema de los derechos de autor en este campo no es menor, ni mucho menos. La "apertura" de internet fomenta la creación democrática de todo tipo de contenidos pero también el aprovechamiento ilícito o poco ético de los mismos por parte de terceros. El Nieman Journalism Lab publicó un estracto del estudio que Kimberley Isbell, de la Universidad de Harvard, había desarrollado al respecto. Los periódicos de papel hace tiempo que han visto mermado su negocio merced al incremento del uso de la red para seguir las noticias. Los agregadores de noticias, los RSS, etc., todos ellos bebiendo del concepto del Content Curation, ha hecho plantearse la licitud o los límites de dicha práctica. El debate está abierto pero la norma es, como decimos, reflejar qué es o no propio en los contenidos que difundimos on line. 

Por si te surge un interés "incontenible" en este tema de la curación de contenidos, al que desde aquí sólo he pretendido acercarme de puntillas, sería bueno acceder a Curata, una empresa dedicada a ello y cuyo blog es de obligada referencia. En él pueden encontrarse ejemplos de Content Curation que pueden servir para entender esta forma de uso de la red, hoy útil y dentro de poco imprescindible, para las personas y organizaciones que no quieran verse perdidos en la misma. 

... Y para que esto empiece a sonar un poco mejor, a modo de metáfora, incluyo la experiencia del cantante de rock Iggi Pop que usó la red para seleccionar a los músicos y grabar una canción on line. El video resume el proceso. En el fondo tuvo que buscar, elaborar y añadir valor al producto convirtiendo a las propias fuentes en protagonistas. Todo un símbolo del Content Curation.



1 comentario:

  1. Hola!
    He llegado a tu post desde scoop.it y tengo que decir que es uno de los mejores que he leído sobre el tema. ¡Enhorabuena! Yo vengo del mundo de las bibliotecas y documentación y el perfil de content curator que describes es muy similar (por no decir el mismo) que el que hace cualquier documentalista en su día a día.

    Muchas veces los perfiles profesionales que "surgen" ya tenían un precedente casi desconocido previamente. Me alegra saber que, aunque sea bajo el nombre (horroroso para mi gusto) de curador de contenidos se empiece a dar valor a la profesión y al trabajo que hacen/hacemos los documentalistas y que muchas veces no es apreciado.

    Respecto al punto que comentas sobre dar valor a la información, estoy de acuerdo contigo. Sin embargo, creo que el análisis personal más que contener opiniones o valoraciones propias (que son siempre subjetivas)debe ir por otros derroteros más objetivos y que ofrezcan la información tal cuál es. No creo que se trate de escudarse en otros autores, sino en no manipular la información. Evidentemente, dependerá como bien dices y explicas del target, la temática, el medio...

    En cualquier caso, muy buen post! Enhorabuena.

    ResponderEliminar